Evolución de la cirugía estética

Por Cirublog / hace 3 años / 0 Comentarios ».

A lo largo de la historia, la cirugía estética ha avanzado a pasos agigantados, y pasó de ser una rama más de la ciencia de la medicina de la cual poco se sabía y la cual pocos conocían por alguna experiencia personal, a ser una de las más buscadas y en la cual la gente más interés comenzó a poner.

Hace años atrás, solo dos tipos de personas tenían acceso a los beneficios de estas cirugías, las personas que eran derivadas a estas salas de operaciones por orden de un médico clínico o alguno por el estilo, luego de haber sufrido algún terrible accidente que haya conseguido desfigurar alguna parte de su cuerpo, y las otras eran las personas que corrían con la suerte de ser altamente adineradas, las cuales por lo general lo hacían por gusto, por el simple hecho de intentar hermosear alguna parte de su cuerpo, por lo general lo que más se buscaba en esos momentos, era retocarse el rostro.

Acceso a casi todos los públicos

Al darse cuenta los practicantes y los médicos que ejercían la profesión de cirujanos plásticos, que si abarataban un poco sus costos y elaboraban un plan de campañas en las cuales presentaran estas modernas operaciones como procedimientos poco riesgosos, invasivos y costosos y prometían dejar al paciente 100% satisfecho y con un resultado que no conseguirían de otra manera, no solo serían los adinerados los que llamarían a sus puertas, sino que también las personas de clase media-alta y las personas de clase media en busca de un radical cambio de aspecto.

Y así fue como esta práctica comenzó a introducirse cada día más en la sociedad y la palabra “Quirófano” dejo de ser una palabra que hacía idea a una terrible operación y gran sufrimiento y se transformó en la palabra clave para identificar a grandes estrellas y artistas variados además de una especie de “Garantía de felicidad” o “Buen autoestima asegurado”.

Avances en la década de los 80

En los años 80 ya eran increíbles los beneficios que la cirugía estética presentaba, tras sufrir accidentes terribles, estos médicos lograban dejar rostros y diferentes partes del cuerpo, como nuevos y así mismo reconstruir desde 0, narices, ojos, labios por dar un ejemplo.

Uno de los ejemplos más claros que podemos ver de esos años, es el mismísimo Michael Jackson, este cantante reconocido mundialmente el cual se apoderó de un aspecto físico completamente distinto al suyo tras someterse a varias sesiones de estas costosas, invasivas y peligrosas cirugías, que constaron en cambiarle la piel, ya que Michael, sufría de vitíligo y con las cirugías y ayuda de maquillaje podía ocultar las manchas de su piel.

Cambios en la época actual

Hoy por hoy, han surgido importantes y notables cambios en 3 cosas con respecto a las cirugías estéticas, por empezar, debemos mencionar el costo de las máquinas, implantes, utensilios, y demás cosas que se utilizan para proceder en esta rama de la medicina, y este cambio se debe a que aumentaron la producción de los mismos en masa por la increíble demanda que tenían.

Lo segundo que se modificó es el precio de cada operación, el cual disminuyó notablemente y fue por el simple hecho de competencia entre distintos médicos y clínicas especializadas en el tema.

Por último se modificó la manera de proceder, hoy en día son casi invisibles las cicatrices y secuelas que quedan luego de haber sufrido una operación estética, los métodos que se están aplicando son cada vez menos invasivos, y un claro ejemplo de esto es el reciente inicio de la práctica en la Bioplastía, que es un tipo de cirugías que no utiliza cortes ni necesita recuperación post-operación y permite al paciente volver a su rituna normal en pocos momentos.

Actualmente, las innovaciones se enfocan a proyectos nuevos, pero también a la continua mejora de las cirugías convencionales. Acortar tiempos de recuperación, cirugía preventiva y tratamientos menos invasivos son los que en la actualidad copan la totalidad de las vías de investigación de las principales cirugías estéticas.

Evolución de la cirugía estética
Puntúa este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *