Quemagrasas de noche: Cómo utilizar las cremas

Por Cirublog / hace 3 años / 0 Comentarios ».

Hoy vamos a tratar en este artículo uno de esos productos que la mayoría de gente que quiere adelgazar se ha planteado utilizar alguna vez, los quemagrasas de noche.

En la actualidad, contar con un cuerpo 10 es una obsesión de muchas personas, pero la mayoría de nosotros debemos ser realistas, y en muchos casos, estaríamos felices eliminando unos cuantos kilitos de más. De hecho, constantemente los pacientes de este tipo de productos, son los mismos que intentan dietas milagro o que piensan que con un tratamiento estético, se eliminarán sus problemas de la noche a la mañana.

Es indiferente ser hombre o mujer, lo cierto es que existen productos para ambos sexos que prometen reducir la cantidad de grasa que hay en nuestro cuerpo mientras dormimos, algo que a priori suena realmente bien, pero que más tarde veremos que debemos poner de nuestra parte y que no es suficiente con solo dormir.

¿Qué es realmente un quemagrasas de noche?

Es la pregunta que deberíamos hacernos cuando nos imaginamos con un vientre plano, sin michelines ni cartucheras, con tan solo pensar en utilizar la crema y dormir placenteramente durante 8 horas al día. Esto no es real, los quemagrasas no son mágicos.

Su funcionamiento está basado en que nuestro organismo de noche, esta mucho más receptivo a este tipo de productos que además estimulan el sistema linfático y tratan de atacar a la grasa de forma eficaz.

Existen diversas marcas que nos prometen tratamientos de resultados notables tras tan solo 10 noches, si en este periodo de tiempo, no realizamos deporte ni cuidamos nuestra dieta, probablemente los resultados sean difíciles de percibir en tan corto periodo de tiempo.

¿Cómo aplicar los quemagrasas de noche?

En la mayoría de productos de este tipo, viene un modo de uso, para emplearlos correctamente, pero nosotros os vamos a dar unas pequeñas recomendaciones, para que los resultados sean más efectivos:

  • Aplicar la crema en la zona adecuada controlando la cantidad, no por echar mayor cantidad de crema los resultados son mejores.
  • Masajear la zona de forma circular aplicando una ligera presión, pero sin llegar a ser excesiva.
  • Dejar respirar la zona durante los primeros 30 o 40 minutos, para que nuestro cuerpo absorba todas las propiedades.
  • Ser constantes y aplicar el tratamiento todas las noches sin excepción.
  • No alarmarse ni retirar el producto si se siente un ligero cosquilleo o picor, es habitual en este tipo de productos.

Con estas pequeñas y sencillas pautas, los resultados del tratamiento serán mucho mejores y reduciremos la grasa localizada en la zona tratada.

¿Qué debo hacer para que los resultados sean los esperados?

Muchas mujeres y hombres, acuden a centros estéticos, farmacias o grandes almacenes con la esperanza de obtener el cuerpo deseado por todo el mundo gracias a este tipo de productos. Lo cierto es que pueden suponer una ayuda importante y mejorar los resultados, pero que solos, no son tan eficaces como prometen sus slogans.

Para que usted no sufra tristeza o desilusión al ver como la grasa localizada no se ha reducido en la cantidad que deseaba, vamos a ofrecerle una serie de consejos y hábitos saludables para que este tipo de tratamientos, sean más efectivos:

  • En primer lugar llevar una dieta sana y equilibrada evitando cierto tipo de alimentos con un alto índice de grasas, hará que sin duda alguna, nuestro organismo nos lo agradezca y no continúen aumentando nuestros depósitos de tejido adiposo.
  • Evitar el alcohol, ya que aunque muchas personas lo desconocen, las bebidas alcohólicas, tienen un alto contenido calórico, por lo que su ingesta no es compatible con el deseo de reducir grasas.
  • Realizar deporte debe ser nuestra herramienta esencial para acabar con esos kilos de más. Os aconsejamos realizar ejercicios de media intensidad pero durante al menos 30 minutos 3 veces por semana para comenzar. Pasear, correr, nadar, montar en bicicleta… Debemos encontrar un deporte que nos guste y se adapte a nuestra condición física.
  • Dormir 8 horas para que nuestro cuerpo se reponga de los esfuerzos diarios y nuestro organismo se encuentre en condiciones óptimas.
  • Se puede combinar todos estos puntos con un quemagrasas, pero esto, no es excluyente para acudir a un centro estético para realizarnos sesiones de cavitación, presoterapia, o mesoterapia. Es más, la combinación de todos los productos ofrece excelentes resultados.

En definitiva encontramos en el quemagrasas nocturno una herramienta más en la lucha contra la grasa localizada y los  kilos de más que debemos tener en cuenta si deseamos unos efectos realmente buenos, pero que deben ser acompañados de una serie de factores como los que hemos comentado.

Si tienes dudas acerca de que quemagrasas utilizar o como aplicarlo, no dudes en acudir a un especialista y pedir consejo acerca de este tipo de productos que cada vez, se encuentran más al alcance de todo el mundo y tienen una efectividad mayor.

Quemagrasas de noche: Cómo utilizar las cremas
Puntúa este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *